La felicidad de la ciudadanía como fin último de todas las acciones llevadas a cabo por los diferentes actores de la sociedad, particularmente del estado.

El Plan Distrital de Desarrollo tiene como objetivo primordial la búsqueda de la felicidad de los ciudadanos a través de la construcción de ciudad. Es importante entender qué es la felicidad y cómo se puede buscar la misma a través de la formulación de políticas públicas.

Bogotá en su 5º centenario es definida como una ciudad evolutiva, sustentable, accesible, incluyente, múltiple, integral y posible. La ciudad se posiciona como un centro para el desarrollo, producción y comercialización de los bienes y servicios más sofisticados asociados a la economía creativa, apoyándose en su composición demográfica, diversidad cultural, calidad del talento humano y reconocimiento internacional. Del mismo modo, se consolida como referente internacional de ciudad creativa, incluyente, sostenible en donde sus habitantes alcanzan el desarrollo pleno de su potencial humano y constituyen una ciudad feliz, donde el sentimiento de felicidad se da a través de la creación de espacios en los cuales la gente puede compartir su tiempo y sus pensamientos.

Es una ciudad incluyente, donde la población más vulnerable cuenta con especial protección y atención, disfruta de múltiples espacios verdes y de un cómodo y estético espacio público y peatonal que se constituye en aplicación práctica del principio constitucional de la igualdad de todos ante la ley. También disfruta de acciones públicas que están dispuestas para el encuentro ciudadano y la construcción de comunidad. Esta situación refleja cómo quieren vivir los habitantes de Bogotá y la ciudad se ha convertido en el medio para alcanzar ese modelo de vida.

La cultura ciudadana es reflejo del aprecio por Bogotá por parte de la ciudadanía. Se genera una transformación cultural y comportamiento humano donde hay una activa construcción de comunidad, los vecinos se conocen y se favorece el encuentro ciudadano. La ciudad es un escenario rico en experiencias significativas para el aprendizaje y para el ejercicio ciudadano. Los espacios culturales, deportivos, recreativos y de participación ciudadana se convierten en parte sustancial de los procesos de aprendizaje, garantizando una formación integral.

Bogotá está provista de la infraestructura educativa requerida de acuerdo a las necesidades de la Población en edad escolar y a la dinámica propia de la ciudad. Por su parte, el modelo para la prestación del servicio de salud expresa la igualdad en calidad de vida. Bogotá está a la vanguardia de la investigación científica y la innovación en salud y los esquemas de asociación público privada son habituales en los proyectos en salud.

La ciudad se ha convertido en un referente internacional en el consumo eficiente de energía y cuenta con los indicadores de menor consumo por habitante en comparación con Megaciudades de características similares. Se cuenta con un sistema de transporte limpio, con mínimas emisiones, gracias a la renovación del parque automotor público y privado y al uso de tecnologías de bajas emisiones. La ciudad habrá excedido las expectativas de la COP-21 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible, y estará protegiendo y conservando el medio ambiente y la salud humana. El sistema vial es resiliente a los cambios del clima y la infraestructura se adapta a estos cambios. La planeación del transporte de Bogotá es integral y permite que la quinta megaciudad de Latinoamérica se encuentre plenamente articulada con su área metropolitana. Los programas intersectoriales de recuperación y generación de espacio público, han logrado constituirse como el elemento articulador de la estructura urbana.

Después del acuerdo de paz firmado con los grupos al margen de la ley, la ciudad sigue liderando el proceso de reconciliación nacional a través de la generación de espacios de integración que han recibido a víctimas y desmovilizados en programas desarrollados especialmente con jóvenes de todas las localidades. Esta ciudad urbana y rural ha reivindicado las diferencias de quienes la habitan y ofrece oportunidades y servicios sociales que permiten vivir en paz y que son fuente de inspiración para el resto del país.

Se percibe un gobierno legítimo, los ciudadanos tienen confianza en la capacidad de las instituciones de enfrentar los desafíos de su tiempo y de los tiempos por venir, así como en la capacidad de la administración para hacer cumplir la ley. Bogotanos y bogotanas han recuperado el sentido de pertenencia por su ciudad, gracias a las iniciativas desarrolladas por los diferentes sectores. Hoy se sienten más cercanos a lo público y sus instituciones, y los servicios y la infraestructura entregados fomentan la convivencia y la seguridad de manera amigable, organizada y con calidad.

En Bogotá la primera infancia ha sido una prioridad y se cuenta con una ruta consolidada de atención integral con la participación de múltiples sectores. La economía bogotana, cada vez más orientada a la prestación de servicios especializados, es impulsada por mujeres, que participan de todos los proyectos productivos de manera equitativa, impulsando el desarrollo y el crecimiento de la ciudad.

La ciudad cuenta con un transporte público integrado y de calidad, con cobertura total llegando a todos los rincones de la ciudad, se ha logrado que el servicio sea ubicuo (llega a todas partes), funcional y oportuno. Se construyeron las primeras líneas del metro, se ampliaron las troncales de TransMilenio y el SITP está implementado en un 100%, incluyendo el desarrollo de toda la infraestructura de soporte (patios de estacionamiento y mantenimiento de flota, terminales zonales y zonas para un acceso apropiado al sistema). Los taxis y el transporte público individual ofrecen un servicio de alta gama, con eficiencia y total seguridad.

Las bicicletas son un importante medio de transporte y la cantidad de personas que las utilizan para movilizarse supera el número de habitantes que se desplazan en vehículos particulares y sólo es superado por el volumen de personas que se movilizan en transporte masivo. Los peatones disfrutan de un espacio público cómodo, sin obstáculos, o peligros.

Gracias a la implementación de políticas estratégicas, se ha dinamizado la construcción de proyectos de vivienda de interés social y prioritario en aquellas localidades donde se concentraba el mayor déficit habitacional. Mediante procesos de renovación integral de barrios y viviendas, junto con la formalización de asentamientos de origen informal, hacen de Bogotá una ciudad más equitativa y en paz. Igualmente, la promoción y el uso de instrumentos de captura de la renta del suelo, permitió la obtención de recursos para la autofinanciación de las operaciones urbanas y el reparto eficiente de cargas y beneficios entre los diferentes actores del desarrollo urbano.

La ciudad adoptó un modelo de ocupación territorial sostenible y se ejecutó la política de eco urbanismo y construcción sostenible. Los habitantes de Bogotá cuidan el aire y el medio ambiente promoviendo el uso de tecnologías bajas en carbono y de combustibles limpios en el transporte público y privado, así como mediante mejores controles sobre la emisión de fuentes fijas.